en Sin categoría

A la pizarra

Es un instrumento mágico que lo cambia todo.

Aclara la mente de quien emite.

Y la de quien recibe.

Convierte el caos en orden.

Impide la divagación.

Resalta los errores como con luces de neón.

Es increíblemente coste-eficiente.

Es una de las razones principales para hacer reuniones.

Y sin embargo…

No hay suficientes pizarras a nuestro alrededor.

Llénalo todo de pizarras (y de rotuladores que funcionen). No te arrepentirás.

0