en Sin categoría

Abogado del diablo

“Voy a hacer de abogado del diablo” es la frase que se dice justo antes de emitir la verdadera opinión, sólo para amortiguar la agresividad que implica el argumentar contra nosotros.

Es decir, que puedes considerar que quien lo dice no está en realidad de acuerdo contigo. O que al menos ve problemas importantes en lo que pretendes hacer.

La siguiente vez que saque el argumento (estés tú delante o no) dirá lo mismo, pero ya sin esta coletilla, cuyo objetivo es evitar la confrontación.

Así que considera su afirmación tan relevante como si te la lanzara a bocajarro.

No somos abogados del diablo; somos abogados de nosotros mismos.

3