en Sin categoría

Castigado por copiar

Con pocos consejos de los que circulan por internet puedo estar menos de acuerdo que con aquel que anima a “copiar, no inventar”.

Copiar tiene el gran problema de que estrecha tanto el campo que, ante cualquier hecho inesperado, hace demasiado costoso virar el timón, adaptar la solución, improvisar.

Crear algo de la nada con verdadera autoría tiene la ventaja de que deja espacio para la flexibilidad y genera el conocimiento suficiente para poder argumentar bien en caso de que la idea sea puesta en duda. Mirar la web del competidor tiene un recorrido muy corto.

Es duro aceptarlo, pero no hay otro camino. Si queremos dejar una huella verdadera, tarde o temprano tendremos que enfrentarnos al folio en blanco.

3