en Sin categoría

Cogiendo la ola

Cuando se ha estudiado cuál es el denominador común más frecuente de los proyectos con éxito, el resultado ha sido contundente: el momento adecuado.

Por encima de cualquier otro aspecto, coger la ola en el instante exacto, ni antes ni después, resulta lo más esencial.

La gracia está en que para coger la ola hay que adelantarse unos segundos, incluso cuando nuestros ojos aún no son capaces de distinguir la formación de la onda.

Es más, cuanto más ajustemos el momento, más errores nos podemos permitir en la ejecución.

Es obvio que llegar tarde es un error.

Pero es menos intuitivo, y también cierto, que incontables buenas ideas no han funcionado por lanzarse demasiado pronto (otros que hicieron lo mismo simplemente unos años después sí lo consiguieron).

Quien observa tendencias, entiende el mundo; quien anticipa tendencias, lo cambia.

2