en Sin categoría

Colgar las botas

Ese fue siempre el broche elegante a una magnífica carrera.

Saber dejarlo en lo más alto, antes de que llegase la decadencia.

Lo que ocurre es que no es fácil. Nos aferramos al éxito, al control.

La clave está en darse cuenta de que, por mucho que se haya acertado en el pasado, hay un momento en que podemos empezar a molestar.

Típicamente, los fundadores de los proyectos se equivocan, por ejemplo, al poner precio a su producto (lo ponen demasiado bajo porque su avidez porque todo el mundo lo tenga supera a la necesaria sostenibilidad).

Has puesto mucho en juego. Se ha convertido en tu vida. Hay demasiadas emociones.

Mejor hazte a un lado.

Te lo has ganado.

5