en Sin categoría

Compañeros de camino

Todo innovador sabe que existen unas personas distintas, naturalmente dotadas para inclinarse por lo nuevo, aún cuando es imperfecto y se encuentra en plena creación.

Estos “early adopters” son cruciales para que cualquier idea nueva pueda salir adelante. Nos dan la oportunidad simplemente porque les gusta contar con lo último.

Esta figura consta en cualquier libro sobre emprendimiento.

Lo que no viene en los libros es que hay dos tipos de “early adopters”.

Los genuinos son los que aman la innovación en si misma, de forma que, ante nuestros errores y servicios incompletos, continúan apoyándonos, hasta que tenemos la oportunidad de iterarlos.

Los ficticios son los que buscan su propio posicionamiento. Se distinguen porque ante el mínimo fracaso desaparecerán, sin cogernos el teléfono.

Ambos ayudan a sacar adelante nuevos proyectos, pero conviene saber ante cuál estamos en cada caso.

0