en Sin categoría

Daño necesario

Si te conocen cuando tu proyecto aún está inmaduro, siempre tendrán una mala imagen de ti.

Incluso aunque mejores, la primera impresión habrá quedado indeleble y nunca te respetarán como deben hacer los buenos clientes.

Tu marca, de cara a ellos, estará dañada para siempre.

Y sin embargo…

Resulta fundamental aprender con casos de verdad.

Por lo que ese daño es un peaje necesario.

Con unos pocos, aunque contraintuitivo, resulta necesario dañar la marca.

Lo que estás construyendo bien merece ese incómodo sacrificio.

1