en Sin categoría

Descanse en paz

Si ha muerto el padre de tu amigo, llama. Nada de mensajes, nada de esperar. Llama.

Si has pasado por la muerte de alguien a quien querías, sabes que nada es menos cierto que la idea de que los pésames no consuelan.

Los pésames consuelan, la compañía consuela.

La soledad agudiza el dolor de la muerte, y la presencia de quienes te importan es un bálsamo impagable.

Y sin embargo…

Seguimos buscando los pretextos en cada ocasión.

Pero no hay razones para el egoísmo.

Tu amigo necesita que estés y hacerlo en este momento es inexcusable.

3