en Sin categoría

Dos no discuten…

Si pierdes una discusión, has perdido.

Si ganas una discusión, has perdido.

Ganar una discusión lesiona el ego de quien tienes delante y le encierra aún más en su postura frente a ti.

Convencerse a la fuerza es cualquier cosa menos convicción.

Discutir es una mala idea. Lo interesante es curiosear acerca de la postura contraria, darle vueltas, ponerla del revés, manosearla, aprender de ella… para cuando vayas por la mitad del camino, el otro ya estará más que convencido de que merece la pena escucharte.

3