en Sin categoría

El borrador eterno

Tu producto, tu trabajo, empieza a ser realmente bueno cuando te das cuenta de que nunca habrá una versión definitiva.

Cuando empiezas a tratarlo como la última versión de un borrador eternamente inacabado.

Cuando por fin estás cómodo, asumiendo que lo que ya sabes acerca de la vida, aplica también a tu trabajo: no es una meta, sino un camino.

3