en Sin categoría

El terror de un troll

A estas alturas, no es nuevo que los trolls o haters existen.

Son las personas que torpedean lo que haces, por buena que sea tu intención. “Dígame qué idea trae, que me opongo”.

Han estado, están y estarán.

La nueva forma de hacer las cosas atenta contra su modus vivendi o contra su sistema de creencias; y ya es tarde para que se adapten.

También sabes que son una minoría… que la otra gran mayoría es feliz y no destruye ni odia por sistema.

Por eso, como en el terrorismo, su éxito es directamente proporcional al tiempo que les dedicas o al temor que les profesas. Porque, sin siquiera darse cuenta, ése es su objetivo.

Y si no se lo das, si continúas tu camino, sirviendo a quienes quieren escuchar, entonces automáticamente han perdido.

Sin terror no hay terrorismo.

Y sin atención inmerecida, ya no hay trolls.

4