en Sin categoría

Es lo que parece

Cuando entrevistamos a alguien para contratarle, sucede que a menudo nos da una impresión muy clara sobre su personalidad.

Nos queda tan clara que nos cuesta creer que pueda ser un reflejo fiel de la realidad.

-No puede ser tan evidente- pensamos, ya sea buena la impresión, o muy mala.

Y sin embargo…

Lo difícil está en darse cuenta de que esa impresión, a menudo sí se corresponde sorprendentemente con la realidad.

Que, casi siempre, quien parece el candidato perfecto, lo es.

Que existen.

No hay truco.

A veces hay gente increíble que se presenta ante nosotros y eso es todo.

Fin de la búsqueda. Apretón de manos.

Y que, casi siempre, quien nos parece confundido o con tendencia a divagar, lo será siempre. Que por mucho que nos empeñemos, no cambiará, ni “ya aprenderá”. Al menos no en el poco tiempo del que disponemos.

Que a menudo se contrata por instinto es algo que pocas veces en público se reconoce.

Resulta tan cierto como que, en privado, es un hecho que a menudo se admite.

6