en Sin categoría

Esos aburridos valores

Los valores corporativos. Esos que aparecen en la página web. Tan aparentemente aburridos.

Son de todo menos inútiles.

Una de sus diversas utilidades consiste en que nos ayudan a evaluar a los miembros del equipo. O lo que es lo mismo, a ascender, contratar y despedir.

El terreno de las personas en una organización siempre es el más resbaladizo. De repente no hay guía ni sistema que nos ayude a comportarnos con objetividad.

Y es en ese momento cuando resulta que contamos con un aliado que nos saca de la viscosidad de lo emocional y lo psicológico: los valores que aprobamos hace unos años y que adornan la pared.

¿Esta persona demuestra tener esos valores? Está dentro. ¿No lo hace? Está fuera (una vez dada la oportunidad para cambiar).

Nunca algo tan teórico e impráctico se convirtió de golpe en un aliado tan útil.

1