en Sin categoría

Feliz Navidad 2020

Esto no vale para todo el mundo, pero sí para la a mayoría a quienes nos gusta vivir unas navidades en las que abunde el ruido de la familia y los amigos.

Mucha comida y bebida, muchos regalos (caros o baratos, eso no importa), mucha música, niños quizá.

Ese ambiente, que tristemente no existe para muchos por factores externos, viene a ser, nos resistamos más o menos a la idea, como un retrato evaluador de la felicidad familiar que hayamos sabido construir.

La cuestión es que, casi siempre, el alcanzar ese estado depende de quiénes seamos nosotros, de lo que hagamos durante el resto del año, gesto a gesto.

Cuántas veces llamamos por teléfono, cogemos un tren para visitar a alguien, compramos un detalle en nuestras vacaciones de verano,… van determinando cómo de rodeados estaremos cuando se acerque el final del año.

No hay secreto.

Lo que cultivamos, recogemos.

Y lo que hacemos, somos.

Hoy comienza una nueva oportunidad para disfrutar de la Navidad que queremos dentro de un año.

0