en Sin categoría

Lengua franca

Los ingenieros resultan admirables.

Especialmente por su cosas de ingenieros, como: fragmentar problemas grandes en problemas pequeños, priorizar, transformar intenciones en proyectos y transformar ideas en herramientas

Y sin embargo…

No basta con ingenieros.

La innovación ocurre en los extremos, donde rozan las disciplinas.

La innovación no se produce en el núcleo de las organizaciones porque los núcleos tienden a ser estables y conservadores.

Es en los límites donde se produce el cambio.

Por eso es tan difícil ver, por ejemplo, empresas de salud digital exitosas.

Porque los lenguajes de la Medicina y la Ingeniería están muy separados y rara vez llegan a entenderse de verdad.

Cuando las start ups médicas fracasan, básicamente fallan en encontrar el equilibrio entre el mundo «bio» y el mundo «datos».

Para que funcionen hay que crear una especie de «organización límite». En la que la gente esté de acuerdo en vivir al límite de su especialidad, para poder hablar con el «otro».

Se necesita un lenguaje común. Un lenguaje de procesos, etapas y herramientas.

Una lengua franca.

0