en Sin categoría

Los hiper motivados

Existen los hiper motivados.

Usuarios de Apple, pacientes del mismo psicólogo desde 1998, lectores de todas tus novelas.

Por alguna razón que ni siquiera tú conoces, tu discurso ha resonado en lo más íntimo de sus inquietudes.

No sólo perdonan tu imperfección; parecen ni tan siquiera percibirla.

Tu promesa, tu solución, conecta tanto con ellos que los hace incansables en cuanto al número de oportunidades que te dan.

Lo sorprendente es que su fe en tu trabajo es en ocasiones mayor que la tuya propia.

Y sin embargo…

Puesto que son diferentes, tendemos a no escucharles.

Paradójico.

Es como si lo que nos ofrecen fuera demasiado bueno para creerlo y por eso no les dedicamos tiempo.

Pero es un error.

Porque existen. Tienen nombre y apellido.

Confían en ti. ¿Por qué no confiar tú también en ellos?

0