en Sin categoría

Mejor apagarlo

Puede que sea poderoso el impulso de publicar en las redes ese artículo con el que tan de acuerdo estás o ese chiste tan increíblemente ingenioso. Pero hay algo que la experiencia nos enseña: la satisfacción de hacerlo es efímera.

Aun así, si publicar en redes sociales saliera gratis, no perderíamos nada. El problema es que no lo es.

Cada minuto que pasamos compartiendo o leyendo en una red social, no estamos jugando con nuestros hijos, leyendo, acabando un informe, haciendo deporte o cocinando una dorada al horno. Tiene el precio más alto posible, nuestro tiempo, a cambio de una muy escasa recompensa.

Sin entrar en los perjuicios psicológicos por la sensación artificial de que las vidas de los demás son mejores que las nuestras, o en la exposición al odio agregado y a la publicidad encubierta,… sólo por el hecho de que lo que más vale en el mundo que nos ha tocado vivir es nuestra atención… y la estamos entregando a cambio de muy poco… sólo por eso, a veces, es una buena idea apagarlo.

7