en Sin categoría

Mercachifles

Hay vendedores de humo y hay innovadores con ideas que cambiarán el mundo.

Y sin embargo…

Lo fascinante del asunto es que al principio de su camino son completamente indistinguibles. Sólo el tiempo es capaz de destapar si su idea era buena o no. Si iban en serio.

Algo más interesante aún es que a menudo no lo saben ni ellos mismos.

En algunos casos, estamos ante personas manipuladoras que consciente y deliberadamente se aprovechan de las necesidades para engañar en su beneficio. Pero son la minoría.

La mayoría de las personas que tienen una mala idea, ¡no lo saben!

Es más, resulta imposible anticiparlo, porque las ideas nuevas tienen la peculiaridad de tener que nacer antes de que podamos observar su impacto en el mundo.

La impredecibilidad de la innovación es parte del juego.

Conviene andarse con ojo antes de decir que algo “va a funcionar seguro” o que, por el contrario, “es humo y está muerto antes de nacer”.

Si estuviera tan claro, no habría innovadores dispuesto a arriesgar su vida y su prestigio, a cambio de la incontrolable recompensa de dejar una huella en el mundo.

6