en Sin categoría

Parecido no es lo mismo

Las grandes carreras, las excelsas personalidades, las buenas relaciones… se construyen a base de noes.

También los grandes proyectos.

Y sin embargo…

Lo difícil es aplicarlo.

Especialmente, cuando decir “no” significa perder una oportunidad, un cliente, dinero. Y lo que es peor, que lo gane la competencia.

Pero resulta que no hay más remedio.

Que el “sí” indiscriminado es un camino inexorable hacia la confusión entre la masa, hacia no destacar, hacia no ser bueno en nada.

Cuando, al fin y al cabo, todo el éxito, todo, radica en ser diferente.

0