en Sin categoría

Sólo a medias

Colaborar, pero a medias.

Resulta siempre una tentación.

Porque permite decir sí, sin decirlo del todo.

Estar, pudiendo estar en otros sitios.

Aportar, pero sin sentir la presión.

A priori parece una buena idea.

Y sin embargo…

No funciona.

Porque la motivación surge de la implicación.

Porque las fechas de entrega sacan lo mejor de nosotros mismos.

Es habitual caer en el error de aceptar la ayuda parcial de alguien porque posee grandes capacidades.

Pero la lección está en que, como en el deporte, alguien muy capacitado sin entrega no ayuda.

Al contrario, va deshinchándose hasta que deja de estar.

El compromiso es la forma. La única forma.

0