en Sin categoría

Supervivientes

En boca de Nietzsche: Quien tiene un porqué para vivir puede soportar casi cualquier cómo.

En efecto, podemos enfrentarnos a las situaciones más duras si tenemos una razón para hacerlo.

Bien lo saben los deportistas, los emprendedores y las madres con tres hijos a su cargo y sin ayuda.

Y sin embargo…

Lo difícil es construir una vida en la que existan los porqués.

Es mucho más fácil quedarse en los qués, los cómos, los quiénes, los cuándos y los dóndes.

Nunca es tarde para mirarse al espejo unos segundos y decirlo: ¿por qué?

2