en Sin categoría

Viajes y viajes

Siempre he pensado que resulta muy útil para la lengua inglesa el disponer de dos conceptos diferenciados para la palabra «viaje»: journey y trip.

Es útil porque permite expresar dos ideas muy distintas.

Journey significa «de A a B». Significa «cuanto antes llegue, mejor». Un tren rápido de 2 horas es en general mejor que un trayecto en coche de 4 horas. El propósito es llegar y hacer lo que sea que vayamos a hacer.

Trip significa «cada punto entre A y B cuenta». Cuanto más se tarde, mejor. En general, dos meses de mochilero por Asia es mejor que un fin de semana en Ibiza. El propósito es el viaje en si mismo.

Y sin embargo…

Tendemos a confundirlos.

Porque en lo que en realidad estamos todos metidos en la vida no es un journey, sino en un trip.

En el que por supuesto experimentamos a diario las cosas propias de un viaje: la falta de sueño, las transgresiones dietéticas, la incomodidad, los retrasos, los eventos inesperados…

Pero el que, como en todo viaje, el aprendizaje, la experiencia y el crecimiento son en si mismo un fin.

0