en Sin categoría

Buena memoria

El sistema educativo antiguo estaba basado sólo en memorizar.

Hasta que aprendimos que no era suficiente y que era también positivo aprender a razonar.

Y sin embargo…

Nos pasamos de frenada.

Porque denostamos la actividad de memorizar, la sacamos de las aulas e hicimos que fuera políticamente incorrecta.

Obviando lo que una abundante evidencia científica nos dice sobre los beneficios de memorizar.

Bueno para la atención, bueno para el pensamiento integrador y holístico.

E incluso bueno para el disfrute psicológico al que llamamos felicidad; el placer de aprender un poema de memoria. O una alineación del Real Madrid. O los nombres de las ciudades que visitamos en ese viaje por la Toscana.

¿Por qué apartarla como, si en realidad, al final, nuestra memoria no fuera lo único que somos?