en Sin categoría

Cazadores recolectores

Un cazador recolector comía lo que cazaba o recolectaba.

Es obvio, pero encierra una idea explícita: si un día no cazaba o recolectaba, no comía.

Nuestro desarrollo nos ha traído cosas buenas y malas, siendo una de las buenas que, aunque un día no caces, puedes comer igualmente.

Y sin embargo…

El riesgo que acarrea esa distribución social del riesgo es que no nos estimula a cazar cada día.

Al principio sólo lo hacemos cada dos días, luego una vez a la semana, luego una vez al mes…

Mientras la nómina siga llegando, ¿para qué esforzarse?

El problema es que puede transcurrir toda una vida sin haber aportado nada significativo.

Por ello una buena práctica puede ser comportarse como si lo que hicieras cada día en particular fuera lo que obtienes en tu mesa.

No siempre cazarás un jabalí. A veces será un pájaro o quizá recolectes unas hierbas.

En realidad depende de ti.

Así que ¿qué quieres comer hoy?